Archivo para 4/09/10

04
Sep
10

tengo lo que tengo

TENGO LO QUE TENGO
Rael Salvador
raelart@hotmail.com

“Qué te he dado, lo sé. Qué has recibido, no lo sé”.

Antonio Porchia.

Tengo
lo que tengo:
la inconforme edad
de la tristeza
la adolescente inocencia
de la alegría comparada
la neblina del recuerdo
como peldaño
y como espada

Tengo
una flecha en el calendario
un hobillo de luz
el club de la cultura
hundido
en el nido de la esperanza
y en el desierto de la vida
más de un harem de mujeres circunspectas
y 137 alumnos
que no confían en mis certezas

Tengo
el puño descarapelado
por una nube
y el otro sonriendo
de pena

Tengo
la lengua de corral
donde pastan mis palabras
y un corazón lleno de lodo
como las veredas
a tu casa

Tengo
una llamada perdida
seis camisas negras
y la elegancia cuestionable
de mezclar la sencillez
con la belleza

Tengo
pingüinos en Arabia
una colección de lágrimas
que parecen
las luces de Manhattan

Tengo
a la lluvia
respirando bajo el agua
y un sueño tuyo
donde tu amor no se me escapa

Tengo
dos toronjas
peleando por una cuchara
y la manía ingrata
de recibir desplumajes
en las alas

Tengo
un diente
que no quiere ir a la escuela
(un canino flojo)
y un escuadrón a duermevela
de luciérnagas
filosofando
sobre el brillo
de las alhajas

Tengo
uñas de navidad
un pavo invitado para la cena
el trote sentimental del verso
de un hermano en Alaska
un sorbo chocoso
y una amiga que se la pasa echada
leyendo películas
el fin de semana

Tengo
un intérprete de las emociones
llamado Caruzón
una debilidad intimidatoria
que se nombra
perdón

Tengo
la memoria de un viaje
que no he hecho
un estudiante ilustrado
llamado charol
y un placer diminuto
feriado
en sesenta segundos

Tengo
tres calabazas de rodillas
un millón de pasas
diez libros míos
escritos por otros (cabrones)

Tengo
un reloj parado por el tiempo
un romance con el conocimiento
un beso que no he dado
(bueno, poquito)
el sendero de mis pasos
el viento en la cara
amontonándose como ganado

Tengo
como Rimbaud
un pie tuerto
y una ceguera amable
y un anticuario líquido
donde la nada se refleja
y nada

Tengo
una amante feliz como un chiste
que se casó conmigo
para vivir recordándome
que la felicidad no existe

Tengo
la suerte de ser el que no soy
ni el que dijeron que era
un profesor en una escuela
que trata a la muerte de suegra
y que por las tardes (a eso de las siete)
llama por teléfono a Mozart
y le contesta Dios
que espere en la lista espera

Tengo
un retrato de Dios
que finge ser mi padre
pero se parece a Marlon Brando
enhebrando
una llama que arde
(Apocalyspe Now)
Tengo
las ganas de una hembra
subida a los hombros
del hambre
los desvelos de volar
con un ojo tuerto
soñándome despierto

Tengo
la risa despeinada
jugando
con la sed del mar
un perro que se llama gato
un gato que se llama perro
dos líos
(cuando hablo al gato
cuando hablo al perro)
y un grupo constipado
llamado desconcierto

Tengo
un lunar en la nalga
de mi comadre
74 ensayos que se pasaron
de práctica
y una plática pendiente
para que hable

Tengo
lo que no tengo:
todo lo que debería tener un hombre
si no fuera un poeta.

Anuncios