15
Oct
10

EL PERRO VOLADOR

EL PERRO VOLADOR
¡Mira el cielo! ¡Es un pájaro! ¡Es un avión!

Rael Salvador
raelart@hotmail.com

“¡Hip, hip, hip, y ahí voy!”.
Underdog.

Lo vi volar y, como tantas otras cosas extrañas que suceden en este mundo, lo di por hecho.
Luego agregué, quizá es “Supercan”, y esto que he considerado por años como un mito sea totalmente cierto.
El perro pasó volando a tres metros de mi cabeza.
Del barandal del segundo piso de la escuela pasó volando y se perdió en un ángulo de cielo y suelo que, en ese mismo instante, me brindó invisibilidad.
Sólo escuché el eco de un aullido en las estepas de mi cerebro y se lo adjudiqué a un chamaco llorón, de esos que por adelantado aborrecen la escuela y no desean, por ningún motivo, permanecer en el salón de primer grado.
Más adelante me enteré que el “perro volador” de la Esc. Prim. Morelos, T.V. había venido muy feliz a clases y, dada las características de su especie, no había sido aceptado.
Le dijeron, humillándolo: “Peludo”, “d(i)entón”, “coludo”, “orejón”, “animal”, entre tantos insultos rurales
Esto lo deprimió y, aprovechando que se encontraba en desasosiego de amor y en un segundo piso, erizó el lomo y se lanzó al vacío…
Y lo vi volar.
Al “perro volador” de la Morelos lo miraron horas después algunos alumnos de sexto año — desde un alto salón de la misma escuela –, campeando muy alegre, con una perra color miel y collar de moño rosa, por las calles aledañas y terregosas de Maneadero.
También me platicaron lo que sucedió realmente: Un alumno de sexto “A”, con alma de Taquero y corazón de bandolero, lo persiguió por el pasillo del segundo piso, aterrorizándolo con muecas y gritos, blandiendo en su mano derecha un imaginario cuchillo cebollero, obligándolo así a saltar el barandal, topándose lastimeramente con la transparencia, vulnerabilidad y falta de solidez del vacío…
Y yo lo vi volar y, como tantas otras cosas extrañas que suceden en este mundo, di por hecho que era “Supercan”.
“Ni un avión, ni un pájaro, ni siquiera un sapo, tan solo soy yo, Underdog”, chocando siempre aparatosamente, bien lo recuerdo, con algo.
En este caso, el suelo de mi escuela.

Anuncios

0 Responses to “EL PERRO VOLADOR”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: