16
Oct
10

NATURALEZA DEL EROTISMO

NATURALEZA DEL EROTISMO
La floresta fisiológica de la poesía

Rael Salvador
raelart@hotmail.com

“La vida es una escuela iniciática. O
como decía Carlos Castaneda: un desafío”.
Alejandro Jodorowsky.

I
CALRIDAD Y FLUIDO
El regio esplendor de la naturaleza posee su voz sutil, la claridad estructural de su erotismo.
Cristalino, como un sonido de visiones, los sinuosos meandros reiterativos y sensuales nos convocan a la aceptación y, a su vez, a la luminiscencia poética.
El obsequio oloroso, inciensos de miel y almizcle, el colorido similar de convocados y las inagotable poses de Marilyn Monroe que, en corolas levantadas, ofrecen las bellísimas cúpulas inversas de sus pétalos o ramas en las lluvias hipnóticas de sus efluvios.
Sí, el Dios de las flores halagó a la mujer, porque bailando y cantando, con su copa derramando el néctar en la música de cada movimiento, dejó caer la semilla con la imagen lúbrica de lo que amaba y así la tierra se fecundó en la maravilla fisiológica de sus florestas, bosques o ríos…
II
VIRTUD Y LUJURIA
Contraria a las imágenes ginecológicas del erotismo natural, la poesía es la virtud de la lujuria y sus palabras, haciendo uso de una delicadeza fragante, describen esos paraísos encontrados con el lenguaje diferido, con la metáfora o la parábola…
Releo algunas páginas de autores varios y, recogiendo una muestra no sujeta a equilibrio alguno, los traslado aquí, a esta columna maceta, cielo o envergadura; y los invito a recuperar del jardín de la memoria, las insinuaciones afrodisíacas que, a vuela pájaro y en la savia de su saber, tomarán cuerpo al leer estas intemperancias aforísticas…
III
INSTANTE Y POESÍA
“Prepara la cosecha: los magros frutos,
el vocabulario del cuerpo que despierta
bajo la súbita luz de la palabra”.
Gabriel Trujillo Muñoz.
“Te ofrezco
este pétalo:
Construye tú la rosa”.
Saúl Ibargoyen.
“Lo obsceno es lo sagrado invertido”.
Luis Cardoza y Aragón.
“Guarda silencio: después de un tiempo distinguirás la Voz
entre el barullo de los ángeles: Dios es mujer”.
Efraín Bartolomé.
“Lo llevas en tu boca y cambia
el rumbo del fuego entre las hojas…”
Fernando Alegría.
“Ella entonces sacudirá su mantilla de viento,
y bailará aquella danza de la isla que bailaba en su juventud,
una danza que huele a mar y a barcas repletas de naranjas”.
Yannis Ritsos.
“Lo desnudo no es erótico; es erótico lo desvestido…”
Luis Cardoza y Aragón.
“Sol brillante y glacial como luna sobre la nieve,
o el trágico grito de las golondrinas sobre el mar verde
del crepúsculo de febrero”.
Jean Baudrillard.
“Arranqué un poco de hiedra de las tumbas
e hice una corona para su cabellera.
Por su cuello desciende el oro rojo de la noche
y en sus ojos bebo un trago del abismo…”
Efraín Bartolomé.
“Tienes una corona de estrellas y una cara de lo más simpática, cara de santa un poco bandida”.
Eduardo Galeano.
“Vagamente constelada
donde una brisa que no se oye se siente”.
Fernando Pessoa.
“La palabra humana está a medio camino entre el mutismo de los animales y el silencio de Dios”.
Louis Lavelle.
“Hay que tener un caos en sí mismo para dar a luz una estrella danzante”.
Friedrich Nietzsche.
“El álamo que está en el canal, con la cabeza hacia abajo, atrae hacia sus ramas las hojas del álamo que está en la orilla del canal, con la cabeza hacia arriba”.
Jules Renard.
“A veces no quisiera
morder una canción en la naranja…”
Benjamín Prado.
“Bésame, vamos,
qué bella eres, soy la flor silvestre,
paloma mía, no hay en ti defecto,
despierta, corre, ven, dame tus labios,
enferma estoy de amor, llévame al lecho…”
Cantar de los Cantares.
“Brilla el día.
Me recuerdo que no soy árbol
y no tengo raíces de pájaro.
Vivo vagamente
y nadie me ve entrar.
Juan Gelman.
“Nada de marisco o esas cosas. Tú no necesitas una compensación tan burda. A medianoche, un café bombón todo lo más, y descansa de hacer flores invisibles con el dedo en el espejo empañado”.
Cordoníu.
“El hombre joven envejece fácilmente, pero el saber es duro de adquirir. Te lo ruego: aprovecha cada instante, porque ahora que es primavera, sueñas; pero cuando despiertes, las hojas habrán tomado el color del otoño”.
Taisen Deshimaru.
“Nadie recita a Verlaine como las hojas secas del Luxemburgo…”
Oliveiro Girondo.

Anuncios

0 Responses to “NATURALEZA DEL EROTISMO”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: