17
Oct
10

LUNES DE TERCIOPELO SEPIA

LUNES DE TERCIOPELO SEPIA
Páginas emborronadas de paciencia y reflexión

Rael Salvador
raelart@hotmail.com

“Muerte, acéptame como hijo tuyo”.
Kosztolányi.

Hoy quitaré los paréntesis a las cosas, esos escudos laterales que nos guardan de avanzar y encierran todo comentario en el terreno de lo exclusivo, de lo casi personal.
¿Pero qué hay de personal en esta vida?
Nada. Lo que te sucede a ti, de alguna manera me sucede a mí. Nadie escapa de la belleza trastornada de nuestro tiempo, como nadie escapa de la serenidad más misteriosa que es la muerte.
Navego por el vasto mar de mis muchos libros y arribo así a la costa de los incontables periódicos que conforman el suelo, a veces firme, de la realidad siempre cuestionable…
Entre ellos aparece una antigua libreta, en la cual he pegado, a lo largo de su parte superior, un paisaje esmeralda y húmedo de Budapest, logrando una panorámica hermosa que permite la entrada elegante de las muchas notas de lecturas que en estos últimos años he realizado sobre la profundísima obra del Señor Sándor Márai.
Ahí, entre esas páginas emborronadas de paciencia y reflexión, vuelvo a encararme con el doloroso poema “Por la muerte de un niño”, escrito por Márai como si tocara con la punta de su lápiz una música de oro viejo, la nostalgia de su infancia, polvo denso que danza en el desequilibrio de los recuerdos ante el sol de su relectura…
“¿Qué ha quedado de él? Su nombre, / en este cepillo el perfume de su cabello, nada más. / Un paño bañado de sangre y este poema. / El mundo está hecho de espíritu y de locura de poder. / No, no comprendo por qué me han hecho esto, / no pienso disputar, sólo guardar silencio y seguir viviendo. / Ahora es un ángel, si es que hay ángeles / — Pero aquí, abajo, todo es banal y vacuo. / No soy capaz de perdonar. / A nadie, y nunca más”.
Han transcurrido seis años desde que transcribí estos versos y el terciopelo sepia de su sentido, no carente de piedad y lucidez, aun me subyuga…
¿Dónde jodidos ha ido a parar nuestra infancia? ¿Se habrá ido de nuevo rumbo al Paraíso y se desbarrancó por los camino a Roma? ¿O, ya perdidos los paréntesis familiares, se dejó comer por la bestia sanguinaria que es el terrible lobo de la sociedad?

Anuncios

0 Responses to “LUNES DE TERCIOPELO SEPIA”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: