07
Nov
10

LA VIRTUD EN LA ESCUELA

LA VIRTUD EN LA ESCUELA
No tendría más de ocho años, pero le sobraba clase

Rael Salvador
raelart@hotmail.com

“La amistad es la danza alrededor del mundo, pidiéndonos
a todos que nos despertemos para dar las gracias”.
Epicuro.

Lo observé venir.
Atravesaba el patio de la escuela y, con la mesura equilibrada y feliz de sus pasitos, llegó a pararse en la puerta del salón que a esa hora atendía.
No tendría más de ocho años, pero le sobraba clase. Entonces, su mirada dulce se posó en la mía y me dijo:
— Profesor, buenas tardes. ¿Puedo pasar a saludar a mis amigos?
— Desde luego — agregué, y no quise realizar ninguna indagatoria o pesquisa de carácter administrativo o neurótico.
No sabía quién era, pero cada ademán, cada gesto, cada parpadeo, era capaz de iluminar de inocencia y belleza todos sus movimientos.
Abrazó a la niña que abría la hilera de las filas y le habló quedito al oído diciéndole lo mucho que la quería y la extrañaba.
Pasó con la segunda, y el mismo milagro.
— Te extraño y me gustaría mucho estar de nuevo contigo.
Al llegar el turno del primer varón, no reparó en lo más mínimo en acercarse amablemente y rodearlo con sus brazos… testificando que el género en las cosas del alma es un tonto invento de los adultos.
Hubo risitas y pudor en los caballeritos, pero no pudieron negarse al humilde cobijo de la virtud, cálida y extraordinaria, mientras las pequeñas niñas dejaban ya escurrir lágrimas de sensibilidad y comprensión.
Su simpática amiguita, ahora en otra escuela, había venido a saludarlos y a decirles humanamente, a través de una sencilla lección de amor, que todos tenemos la capacidad de actuar bien.
A los pocos minutos, al terminar su recorrido — todo acompañado de la ternura de una sonrisa –, se dirigió hacia el escritorio y me agradeció el permiso, para luego extender su manita adorable en señal de despidida.
Cuando su breve imagen desapareció en el umbral, la totalidad del salón quedó como con algo recobrado, quizá la gracia y la mansedumbre reflexiva de que alguien puede ofrecernos, en cualquier momento de mágico desinterés, el regalo moral de nuestras vidas.

Anuncios

1 Response to “LA VIRTUD EN LA ESCUELA”


  1. 1 jesus lopez g.
    noviembre 8, 2010 en 6:49 am

    Que bueno que tuviste la certeza de dejar pasar a esa niña, por la forma como lo describes, me imagino no pudo seguir estudiando con ellos. No les preguntaste despues a los alumnos quien era ella?
    Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: