Archivo para 9/03/11

09
Mar
11

¡VAMOS A LEER!

¡VAMOS A LEER!
Al otro lado del espejo, del libro, del creador en esta vida

Rael Salvador
raelart@hotmail.com

“No ha habido pesar que una hora
de lectura no me haya quitado”.
Montesquieu.

En la búsqueda y el encuentro, en la coherencia y el sentido, en la alegría del color y la forma de sus vestiduras (sus elegantes portadas e ilustraciones), en el agradable peso de las hojas y en vuelo imperecedero de sus contenidos, tomemos un libro en nuestras manos: leamos y demos de leer…
Sin prisa, como queriendo pasear, como sintiéndonos orgullosos (y esto nunca deseamos que acabe), disfrutando, gozando cada laberinto, cada callejón sin salida, cada navegación pirata, cada noble misterio, cada estelar salto de página…
Asimilemos la aportación de su conocimiento a nuestro ritmo y existencia, bajando y subiendo de nuevo el libro (regalándonos el tiempo de reflexión, la pausa precisa que nos acomoda la vida en otros mundos: que bien puede ser los de la fantasía o los de la inabarcable imaginación).
Vayamos a estos paréntesis de lo cotidiano, de la vida diaria, de lo escolástico a lo doméstico, del ruido mundano de la fiesta humana a la intima repartición de un bien o una idea, como quien encuentra paz y descanso en la acción de los pensamientos de otro, sobre todo del autor elegido…
Entremos a la dimensión de la literatura, rica realidad paralela a la realidad que nos agobia con sus prisas y mandatos, con sus tareas y obligaciones… Entremos a ella, a la ensoñación de la aventura, sólo para salir realizar nuestra propia aventura…
Leer es un acto mágico, seductor de los sentidos, que nos proporciona el diálogo y la interlocución con los personajes — duendes necios y niños sabios, cigüeñas de cristal que guardan en su brillo los sueños de los humildes, gallinas más liberadas que los hombres que se dicen libres, damitas de castillos encantados nacidas sólo para representar la belleza, la ternura y la inteligencia –, diálogos que alimentarán nuestra formación y que ofrecerán el eco de la fortuna necesaria cuando todos estemos ya al otro lado del espejo, del libro, del creador en esta vida.

Anuncios