14
May
11

TENGO UNA HERMANA MAESTRA

TENGO UNA HERMANA MAESTRA
Jugábamos a la “escuelita” y yo sólo quería ser un vago

Rael Salvador
raelart@hotmail.com

“No aleccionen en los métodos, sino
en el tesoro de la cultura humana”.
José Vasconcelos.

Tengo una hermana maestra.
Y, al igual que todas las familias, ella fue una de mis primeras mentoras.
Cuando en el hogar jugábamos a la “escuelita”, yo sólo quería ser un vago…
Creo que lo logré un poco, pero he de decir que mucho pudieron también las lecciones de ella, pues terminé siendo una mezcla de las dos enseñanzas: la de la calle y la de la escuela.
Es decir, la realidad me hizo Poeta.
Ahora me gusta levantar la mano en medio de la incoherencia y agregar, después de haber entrado al mundo laboral del magisterio, que sólo soy lo que queda de un poeta dentro de la Educación.
Antes las casas se adornaban con símbolos nacionales… Santorales de la Patria, héroes de almanaque. Otra vida, otros tiempos.
Mi hermana se llama Olivia — como mi madre — y siempre supo salir adelante. Dones de una maestra y una madre, cuando nuestra madre murió…
Con manos ágiles, llenas de engrudo tibio, descubrí en su docencia el “papel de china”.
Con la sonrisa como media luna, alrededor de una mesa realizamos nuestra primera Bandera Nacional y ahí, en medio de un libro abierto, unos gises polvosos y unas reglas de madera, conocí los primeros colores oficiales de México: el verde, el blanco y el rojo…
Luego, agarraba a mi ensimismado vecinito de las greñas y le estremecía: ¡¿Dónde paró el águila?! ¡¿Dónde paró el águila?!
Con autoridad moral, ella me decía: “Compórtate Salvador. Tienes que comprender el mundo y no pelear. Comprender el mundo y hacérselo comprensible a los demás. ¿Entiendes?”.
Nuestro Padre, antes de jubilarse como Inspector Escolar, nos envío a la Escuela Normal. Nos graduamos de profesores y, poco a poco, ella llegó a ser una gran maestra.
Yo celebro todos los días, no sólo el 15 de mayo, el auténtico espíritu que aplica en la Unidad de Servicio de Apoyo a la Educación Regular (USAER), para favorecer la atención de los alumnos con Necesidades Educativas Especiales, principalmente a aquellos que presenten alguna discapacidad dentro de ámbito de la escuela regular.

Anuncios

0 Responses to “TENGO UNA HERMANA MAESTRA”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: