21
Jul
11

EL FREUD DE ONFRAY

EL FREUD DE ONFRAY
El crepúsculo de un ídolo

Rael Salvador
raelart@hotmail.com

Para Cony Sigüenza, amiga
y traductora de Michel Onfray.

En los últimos años no le he perdido la pista a Michel Onfray, joven filosofo francés que trae al mundo intelectuales europeo de cabeza, y creo que, en agradecido refilón, a mi también (como diría Didier Dumas: “Viendo los crepúsculos de color violeta”).
Todo gracias a una lucidez viva, anárquica, sin contemplaciones, y hasta podría asegurar que… irrefutable, pero ya me estaría tragando el paradigma de sus ideas más que brillantes.
Le he leído plácidamente en su tesis sobre Diógenes y su séquito rebelde (Cinismos: Retrato de los filósofos llamados perros), su Tratado de Ateología, su Antimanual de Filosofía, Teoría del Cuerpo enamorado. Por una erótica solar y, más recientemente, La Comunidad Filosófica: Manifiesto por una Universidad Popular, libro y lugar físico donde ofrece sus charlas, que son una especie muy original de “contra-clases”, pues se especializa en tocar pensadores de escasa monta histórica pero de constatada originalidad marginal.
Junto con André-Compte Sponville y Slavoj Zizek, este hedonista ético llamado Michel Onfray (1959), que no deja de madurar sus años de enfant terrible, cuenta ya con un lugar privilegiado en mi selecta biblioteca de cabecera.
Ahora que conseguí la reciente edición de Freud. El Crepúsculo de un ídolo, titulo cien por ciento nietzscheano y que rinde tributo tanto a Sigmund Freud como al mismo Onfray.
En la reveladora tradición científica del escritor americano Edward Dolnick (ex ensayista del Boston Globe y autor del inigualable libro desmitificador La locura en el Diván), Michel Onfray se encarga de generar un descontento homogéneo al derribar, de manera rigurosa y argumentada, la gran figura emblemática del siglo XX, nada menos que al creador del Psicoanálisis y autor del los imprescindible tratados de psicología: Tres ensayos de teoría sexual, El malestar de la Cultura y La interpretación de los sueños.
Auscultando a fondo las obras completas del neurólogo austriaco, así como la amplia galaxia de biografías, estudios y bagatelas en su honor, Michel Onfray muestra “que el psicoanálisis es el sueño más elaborado de Freud: un sueño, y por tanto una fabulación, un fantasma, una construcción literaria, un producto artístico, una construcción poética en el sentido etimológico”.
¿Qué diré ahora mis Maestros, que en la Facultad de Psicología me enseñaron, con seriedad y disciplina, todo lo contrario?
Enhorabuena, Onfray.

Anuncios

0 Responses to “EL FREUD DE ONFRAY”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: