10
Nov
11

“YAGA”

“YAGA”
Y el alumno del cuento-jazz

Rael Salvador
raelart@hotmail.com

“El jazz es ritmo y significado”.
Henri Matisse.

La clase inicia con música clásica.
Beethoven, Mozart, Bach, Vivaldi son mis “teloneros”, con ellos se abren los libros, con ellos confrontamos nuestras dudas, con ellos se trabaja, con ellos despedimos la tarde.
Ahora ha sucedido algo diferente: nos encontramos disfrutando del Jazz.
Resulta que, a petición de un profesor amigo, las actividades tomaron el curso del silencio, lugar y hogar donde se deja oír la melodía de los cuentos…
— A la entrada te voy a mandar un niño para que les cuente un “cuento” a tus alumnos – dijo el profesor Aviña, entusiasmado.
El alumno invitado nos narraría, de viva voz, el cuento de “Yaga y el hombrecillo de la flauta”, de la renombrada autora alemana Irina Korschunow, edición que se encuentra en la Biblioteca de Aula, en su apartado de Astrolabio – para lectores de mayor dominio en el lenguaje –, del inmejorable acervo del Programa Nacional de Lectura.
— Les quiero contar una historia… — inició Jonathan Eduardo.
La exposición es un virtud de datos creíbles y escenarios increíbles, agraciados por su luz de plata, siempre matizada por las sombras del contrapunto: la ambición y la vanidad, y refrendados por la memoria y la pasión, donde lo descrito se convierte en una lección moral del bien contra el mal.
Estamos escuchando Jazz, sencillamente porque Yaga, “la que sabe embrujar”, según la gente de aquella ciudad, tenía una trompeta con la que podía soplar malas ideas…
— Cuando Yaga tocaba, las notas volaban sobre la ciudad, como pájaros negros – relataba nuestro Cuenta cuentos invitado.
Bajo el influjo de esa música, los hombres no podían reírse. Tenían malas ideas, igual que Yaga. Sólo reñían, se peleaban y se hacían daño unos a otros…
Pero apareció el hombrecillo de la flauta y…
Esto es hermoso, nos encontramos escuchando Jazz porque una mujer posee una trompeta, hastío, aburrimiento y náusea; es decir, malas ideas que no ayudan a nadie a vivir mejor.
Hace tiempo el Jazz, música de negros poseídos, tenía mala nota, mala reputación, mala prensa: en 1924 un periodista del New York Times se refería a ella como “el retorno de la música de los salvajes”. Cosa más incierta, lean el cuento y se enterarán.
En el aula Josue Asaf toca trompeta, para él solicito el libro de Irina Korschunow (ilustrado por la maestría de Pablo Echevarría), sintonizo la estación ABC Jazz y lo lee en un santiamén, quedando con una sonrisa que él sólo sabe emitir.
Ya lo decía Nietzsche: “Sin música la vida es un error”.

Anuncios

0 Responses to ““YAGA””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: