14
Nov
11

ARTE MAESTRO

ARTE MAESTRO
Un profesor desinformado es como un niño

Rael Salvador
raelart@hotmail.com

“Jamás actuaré de otro modo ni aun
teniendo que morir cien veces”.
Sócrates.

El profesor, como el campesino y el pescador, tiene una relación íntima con la materia que utiliza.
Bien se podría decir, que dicha relación es similar al contacto que manifiesta el escultor con su obra, el pintor con su creación o el músico con su instrumento.
Tanto para el artista, como para el campesino y el pescador, la garantía del resultado se encuentra sujeto a la visualización del objetivo.
También lo debe de ser para el profesor.
La educación, más arte que ciencia y tecnología, toma sus atributos del contexto en que se desenvuelve: si la educación en la pobreza genera pobreza de educación, la educación en la riqueza debería de procurarnos cierta riqueza.
La agricultura no florece sobre las piedras, ni tampoco la pesca es una aventura entre dos ríos. Nos engañaríamos en pensar que la educación, por sí misma, nos garantiza aprendizajes esperados.
Pareciera que la educación está destinada a los alumnos, pero no es así: se encuentra al servicio de los adultos, que son quienes ofrecen la enseñanza.
Un profesor desinformado es como un niño.
Y a un niño se le educa.
Al educando se le transfieren los conocimientos, valores y costumbres para que se desempeñe de acuerdo a intereses preestablecidos: metas y fines que hacen progresista a cualquier tradición o innovación.
¿Para qué otra cosa educamos? ¿Para qué otra cosa se reciben clases, cursos, capacitaciones, talleres y asesorías?
Se pueden utilizar los avances digitales en el auge de la tecnología, pero eso no remplaza la cultura clásica cifrada en el legado obras maestras: tanto las de orden científico, como las literarias o las artísticas (desplegadas en un catálogo de funcionalidad civil y de herencia familiar).
Si en su crisis de aprendizaje, esto es ignorado o desconocido por el profesor, se le tiene que educar en su adultez; de ahí la justificación para nivelar el rezago de conocimientos, el analfabetismo tecnológico y las ausencias y lagunas en los múltiples saberes de las ciencias y las humanidades.
Esto parecerá paradójico, pero con lógica siniestra y argumentos absurdos es lo que a diario se intenta ocultar en el ambiente privado de los profesores: no en el aula, sino en su simulación.
De ahí que la exigencia sea pública (no sólo surgida de las estadísticas de Enlace, que muestran grandes deficiencias en su aplicación y valoración estandarizada) y así el revisionismo de la base magisterial se lidie en coherencia y se ofrezca de la A a la Z, que incluye a las autoridades de alto nivel jerárquico – inspectores, jefes de departamento y encargados de sector –, es decir a la principal camarilla responsable para que todo esto no suceda en materia educativa: tener a profesores como alumnos y a los verdaderos alumnos como rehenes de su ignorancia.

Anuncios

1 Response to “ARTE MAESTRO”


  1. 1 Rosa Maria Ortiz Orantes
    diciembre 28, 2011 en 6:12 pm

    MUY BUENO, FELICIDADES…OJALA MUCHOS MAESTROS Y AUTORIDADES EDUCATIVAS TUVIERAMOS SUFICIENTE MADUREZ Y HUMILDAD PARA ACEPTAR CIERTOS HECHOS…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: