15
Nov
11

TESORO DE LA POESÍA

TESORO DE LA POESÍA
Dulcineas en la altura de no leer

Rael Salvador
raelart@hotmail.com

“Ser culto significa ir a las fuentes y beber en el
hueco de las manos, no en una copa prestada”.
Alain.

El tesoro de los poetas debería encontrase en la memoria.
Ahí tendrían que verse todos con la poesía y, a través de la declamación — íntima o pública –, intentar multiplicar sus dones.
Entonces los políticos serían menos idiotas (de ser posible).
Los periodistas más versátiles: tocarían con sensibilidad el hielo de la nota y las palabras les servirían no sólo para sumar letras y obtener convencionalismos.
Los profesores realizarían un jardín cultural, donde el vuelo de la luz reinaría en los territorio donde hoy la oscuridad impera con sus dictámenes de ciego.
Los científicos clonarían la belleza en la presencia carnal de la verdad.
Los economistas danzarían ebrios con los pobres y la lluvia de monedas caídas de sus bolsillos dictaría el ritmo candente y próspero de la música en el mundo… y no sólo en las familias de los ladrones.
Esto me hace reflexionar e incluir a los moralistas, a los filósofos y a los pensadores (pero lo dejaré para otra entrega).
¿Se imaginan qué orgía de felicidad humana tendríamos si cada uno llevase un poema pulsando vida en la memoria?
Pero la poesía tiene mala prensa: cosa de maricas y holgazanes, de niñas inútiles, melancólicas y mal amadas.
Por eso la hermosura de Shakespeare no habita en nosotros.
Por eso la ausencia de Dante nos alimenta con infiernos de ignominia la ignorancia de no conocer a Beatriz.
Por eso no nos atrevemos a versar los labios del amor poético.
Por eso ante la gran figura de Cervantes cualquier Dulcinea se cree a su altura.
Por eso al poeta español Federico García Lorca — “Verde que te quiero verde. / Verde viento. Verdes ramas. / El barco sobre la mar / y el caballo en la montaña. / Con la sombra en la cintura / ella sueña en su baranda, / verde carne, pelo verde, /con ojos de fría plata” — se le introdujo primero el fusil en el ano y luego se le disparó.
Y si soy abiertamente injusto con los políticos, esto me trae literalmente de la memoria las palabras que, en junio de 1990, confirió Octavio Paz en la clausura del ciclo de conferencias y debates del Club Siglo XXI: “El pensamiento político debe releer a los clásicos. Los políticos deben descubrir que es más útil leer poesía, deben recordar con ello cuál es la verdad de las pasiones humanas”.
Tomando en cuenta que, antes de ser políticos, periodistas, profesores, científicos o economistas, toda esta fauna disfrazada de títulos pertenece a la Condición Humana.

Anuncios

0 Responses to “TESORO DE LA POESÍA”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: